14 de noviembre de 2007

¿O acaso hay un "plan B"?

Un "reclamo cordial" les hizo Simón Boccanegra hoy a los líderes de los partidos opositores agrupados en el bloque del NO, al instarlos a pronunciarse pública y abiertamente por la opción del voto. No cree el así autonombrado "minicronista" de Tal Cual que tal postura haya sido definida hasta ahora con total claridad. De aquél grupo sólo la Causa R – y de otros predios el partido Podemos y el ex general Baduel– , señala, han dicho de frente que la opción es votar, votar NO.

El caso es, sigue pensando uno asomada al país en compañía del amigo Perogrullo, que el arco de motivos, intereses e intenciones que convoca a quienes nos oponemos a la reforma es muy amplio, pues va del llamado a la rebelión, pasando por la abstención, la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente, la postergación de la consulta (como ha pedido el movimiento estudiantil al TSJ), a salir en cambote por el NO.

Como no es de extrañar, bajo la estrategia conocida popularmente como "jugar a la cuida", algunos sectores siguen deshojando la margarita. Recordemos lamentables actuaciones recientes, cuando se trataba de decidir si se acudía o no a las elecciones regionales y parlamentarias, y los tristes resultados en términos de la pérdida de espacios necesarios para el ejercicio del disenso democrático. Al parecer, los errores no se asimilan.

En la humilde opinión de la ciudadana que suscribe estas líneas, aunque resulta imperioso que el bloque por el NO declare abiertamente su posición y brinde razones que aseguren y aviven el entusiasmo de quienes favorecen esta opción, también parece urgente, a estas alturas del partido, construir argumentos de peso que contrarresten la abstención y, mucho más allá, aquellos que permitan explicar –y explicarnos– cómo de exigir una constituyente, porque el llamado resulta inconstitucional; o el aplazamiento de la consulta, porque la propuesta no se conoce debidamente (que es la apuesta de los estudiantes, fuerza motriz de estos últimos días), se puede, luego, llamar a votar NO (...si este fuera el caso).

Quienes nos contamos a favor de votar NO (hablo por mí, del 0A, y por mis vecinos del 0B, 1A, 1B y 2A; no cuento a los inmigrantes españoles del 2B, pero ya casi), estamos convencidos de que aunque el referendo se ha impuesto a troche y moche, como dicen Los Amigos Invisibles: "esto es lo que hay". ¿O acaso hay un plan B? No sólo al Bloque del NO, creemos, le llegó la hora de definirse.

Raisa Urribarrí

1 comentario:

María Lourdes dijo...

Definitivamente colega es hora de definirse, creo -y en especial los periodistas- debemos recordar que ante todo somos CIUDADANOS y "la cuida" no es la opción. Tampoco el argumento de muchos de mantener la "objetividad". Podemos ser objetivos informando; pero al final, somos primero habitantes de este país...Gracias por estos aportes.