22 de noviembre de 2015

Internet Governance in Venezuela: Are we moving forward?

I don't usually post texts in English on this blog, I opened a page on Medium for that purpose. However, the publication of this report, by the Internet Policy Observatory, which looks at the multistakeholder initiatives for Internet Governance in Latin America -and covers the ones in Venezuela- has led me to share it with the intention of clarifying some data. My essay (copied below)was delivered for publication before the Second Meeting on Internet Governance for Development and Social Transformation (an event organized by CANTV, Conatel, the Venezuelan chapter of ISOC, and Internauta Venezuela) took place in August 2015, so I didn't included it in the narrative. The IPO report dated on September 2015, however, it does not include -nor mention- what I find most interesting: in 2014 there was not just one, but two events. This year there was only one event, in which both the Venezuelan chapter of ISOC, as well as public entities were involved. If the multistakeholder model seeks to bring all actors to the table, does this mean that we are moving forward? That is an interesting question. What do you think about it?

In a politically polarized country, where the ruling party controls all the branches of Government, promoting mechanisms to enable Internet governance is a difficult but unavoidable challenge. Proof of this is what happened last year when two events that gave an initial look at this topic happened almost simultaneously. The first was sponsored by government bodies[1], and NGOs that promote the defense of digital rights were not invited; the second was organized by the Internet Society, and representatives of the public entities were absent[2].

When I was invited to speak at the latter one, I served as a representative of the academic sector whose role revolved around creating paths to promote a consensus about basic Internet governance in the country. This must be done in order to slow the decline that the telecommunications sector in general (UIT, 2014; WebIndex, 2014) [3], and freedom on the net, in particular, have experienced in at least the past four years. (Freedom House, 2011, 2012, 2013, 2014) [4].

The Constitution of the Bolivarian Republic of Venezuela, approved on December 1999, guarantees freedom of expression and establishes that universal access to information is a prerequisite for the economic, social, and political development of the country. Nonetheless, Congress put forward a set of government policies limiting these rights (such as the amendments to the 2010 Law of Telecommunications and Social Responsibility in Radio, TV and Electronic Media), contradicting the principles prescribed in the fundamental law.

Over the past decade, Venezuelan government went from promulgating Presidential Decree No. 825 in the year 2000, which declared the access and use of Internet a priority for the nation’s development, to the approval of Decree 6649[5] in 2009, which defines Internet as a luxury expenditure for all public institutions. Furthermore, in December 2010, the Telecommunications Law, as well as the Law of Social Responsibility in Radio and Television (which now includes electronic media)  were reformed to impose serious restrictions on the telecommunications and media sectors[6].

There is a clear governmental strategy to achieve hegemony over digital media.  The complex setup put in place to prevent free access to Internet includes the following components:
  • A legislative environment that favors the state-owned monopoly of the telecommunications sector.
  • Restriction of private investment via foreign currency exchange controls.
  • Low Internet penetration in rural areas.
  • High cost of equipment and Internet service rates.
  • The absence of an independent regulatory body.
In Venezuela, universal access to Internet, and therefore freedom on the net, has been constricted not only through arbitrary governmental measures; such as the blocking of websites, surveillance of communications, the censorship and harassment of journalists, and the imprisonment of cyber activists; but also through subtle, practically invisible methods such as the control over telecommunications infrastructure.

The latter has been achieved through two main mechanisms: the monopoly the main telecommunications operator (CANTV, an enterprise nationalized in 2007) has over the sector, and the restricted access to foreign currency, which private businesses need for their operations and investments. The state-owned company has prioritized expanding access rather than improving connection speeds. At the same time, private companies have focused their investments in areas that generate the most revenue. The landscape in Venezuela is clear: a country that is 60 percent connected, but with speeds higher than 4.0 Mbps only in economically profitable sectors..

Since at least 2010, the International Telecommunication Union (ITU) has been reporting a decrease in the Venezuelan ICT Development Index. Although official government figures say that the Internet penetration rate is close to 60 percent[7], the average download speed is only around 2.0 Mbps[8], and according to Akamai[9], the average highest speed does not surpass 8.0 Mbps. Out of the three mobile phone operators, only one offers 4G connections in a limited number of locations. There are approximately 8 million smartphones in the country, but according to personal calculations of the data provided by Conatel and ITU, only 7 percent of these devices have broadband connections. Due to the new exchange control regulations established in February 2015 that limit private companies’ access to foreign currency needed to import technological goods, the situation is posed to worsen.

In contrast with the situation in Venezuela, discussions about net neutrality and the need to make Internet access a human right advance around the world, albeit not without obstacles. Similarly, the consensus that freedom on the net can only be achieved through plural and democratic governance continues to spread. At NETMundial, an event that took place in Brazil last year, World Wide Web creator, Tim Berners-Lee, highlighted a global inequality: 60 percent of the world’s population lacks Internet access. Democratizing communications encompasses significantly reducing the digital gap, which is indispensable to ensure the full participation of citizens in this century.

Agreeing on principles, rules, and processes for making the decisions that will define the evolution and use of the Internet is a duty for all sectors of society. We, academics and activists, have pointed out the absence of Venezuelan officials and the low participation of representatives from other sectors in the international events where these topics are debated and analyzed. Actively participating in the Internet Governance Forum will allow us to promote, with better arguments, the necessary multi-stakeholder dialogue within our country.

[1]          http://www.internetvenezuela.net.ve/ Accessed February 14, 2015
[2]          http://egi.org.ve/  Accessed February  14, 2015
[3]          ITU (2014) Measuring the Information Society Report. &  http://thewebindex.org/  Accessed February 12, 2015
[4]          I have authored the Venezuelan chapter of Freedom on the Net Report available at https://freedomhouse.org/ Accessed February 10, 2015
[5]          Both decrees can be accessed through the site of Internet Prioritaria  (Prioritary Internet), a campaign in defense of a free internet that we leaded with a team of researchers of Universidad de Los Andes. http://www.cecalc.ula.ve/internetprioritaria/ Accessed February 11, 2015
[6]          Relevant documentation can be found in my article From Knowledge Society to the Socialism of the 21st Century (In Spanish: De la sociedad del conocimiento al Socialismo del Siglo XXI ) available at http://www.scribd.com/doc/211889421/Comunicacion-163-164. Accessed February 13, 2015
[7]          Conatel (2014)  Figures from the Telecommunications Sector, Third Trimester 2014 http://www.conatel.gob.ve/informe-tercer-trimestre-2014/ Accessed February 09, 2015
[8]          Net Index Explorer http://explorer.netindex.com/maps?country=Venezuela Accessed February 08, 2015
[9]          Akamai (2013) The State of Internet. http://es.scribd.com/doc/202720160/Q3-2013-SOTI-Layout-final  Accessed February 13, 2015

18 de noviembre de 2015

Postales de Venezuela en el IGF 2015


Estuve en Brasil la semana pasada en el Internet Governance Forum como parte de la delegación de la organización Freedom House. Como analista para Venezuela del reporte Freedom on The Net (Libertad en la Red), pude hablar unos minutos sobre la situación del país en la presentación del informe mundial. 

Más allá de lo que está ampliamente documentado en la publicación, intenté destacar el elemento que, en mi opinión, juega un papel definitivo en el desarrollo, aunque quizás sea más apropiado decir subdesarrollo, del entorno digital venezolano. En un evento como ese, tener el chance de decir unas palabritas es algo extraordinario. Y esto fue lo que dije, este fue mi punto (no lo llevé escrito, así que dejo constancia por aquí). Gracias a Sanja Kelly, directora del proyecto, por darme esa oportunidad.

El patrón de control y de limitación de la libertad en el entorno digital que se sigue en Venezuela es, básicamente, el de la restricción del acceso. En el reporte de Freedom House, que analiza siete países de América Latina y el Caribe, somos el que muestra el peor desempeño en ese aspecto, después de Cuba. 

Cuando se analizan los factores que atentan contra la Libertad en la Red, mi impresión es que se le suele prestar mayor atención al bloqueo, al control y a la remoción de los contenidos, al igual que a la violación de los derechos de los usuarios, procedimientos absolutamente repudiables que se producen una vez que los ciudadanos han ganado cierto espacio en la red. Pero ¿no es acaso lícito preguntarse si restringir el acceso a la red mundial es, también, un modo de represión más sutil y menos visible, y una violación del artículo 19 de la declaración de los derechos humanos? En mi opinión, sí. Y en Venezuela el control comienza por allí. Las tenazas se aplican en la raíz. 

Ello es evidente en la división urbano rural, en la prestación de servicios de banda ancha (4 G, por ejemplo) sólo en algunos sectores de ciertas ciudades, en el desmantelamiento de las redes académicas... Tenemos más puntos de conexión, sí, pero la conectividad que estos ofrecen es cada vez más precaria. Nuestra velocidad promedio de conexión es menor a 2 Mbps. En otras palabras: La mayoría de la población no cuenta con servicios de banda ancha. 

Por supuesto que cuando me refiero al acceso lo hago en los términos en que lo concibe la Unesco, que no lo limita únicamente a la disponibilidad de la infraestructura, pero que obviamente la incluye. Participar con equidad en la Sociedad de la Información pasa por comprenderla, y no se comprende lo que no se conoce. La apropiación de Internet es una experiencia. Experiencia negada, por si se nos olvida, a más de la mitad de la población mundial. 

No es nada que no haya dicho o escrito antes, sólo que tuve el privilegio de expresarlo en un IGF. 

Quizás porque hice casi toda mi carrera académica en la provincia, en una zona casi rural, en un núcleo poco desarrollado de la Universidad de Los Andes (ULA), que fue pionera en el desarrollo de las redes académicas en ALC, eso lo he tenido claro desde los años '90. Hacen falta políticas inclusivas que procuren una Internet libre, abierta y segura para TODOS.

Venezuela también tuvo su mención en otra de las sesiones. En el panel que analizó la responsabilidad de los intermediarios, convocado por la organización ManilaPrinciples on Intermediary Liability, el Dr. Giancarlo Frosio, del Centro Internet y Sociedad de la Universidad de Stanford, presentó los hallazgos del proyecto WILMap (con el que hemos venido colaborando) el cual consiste en un mapa en línea que documenta la evolución de la regulación de Internet que afecta la libertad de expresión y los derechos de los usuarios en todo el mundo. En su presentación, Frosio mencionó el bloqueo de contenidos por parte de Conatel.
Venezuela en el mapa.

De Venezuela, y por Venezuela, también estuvieron presentes los tres jóvenesembajadores de la Internet Society, de los cuales tuve y me traigo una impresión gratísima. Muchachos de provincia (los tres viven en Mérida) que despuntan ya con liderazgo propio: Encel Sánchez, Paola Pérez y Maureen Hernández. Esta última, estudiante de ingeniería de sistemas de la ULA, tuvo una mención especial por parte de la presidenta y CEO de Internet Society, Kathryn Brown, y de Vint Cerf, el papá de los helados. ¡Nada menos!
Los IGF son una oportunidad para aprender, para hacer networking y también, cómo no, para callarse. Y con esta confesión cierro esta nota. También me mordí la lengua.

En la presentación de las últimas publicaciones de la Unesco, el coordinador del panel, integrado por varios de los autores, inició la sesión contándole al auditorio que había tenido una pesadilla terrible. Que unos árboles lo atenazaban y lo sofocaban, en venganza por haber destruido demasiados bosques para imprimir tantos documentos. Nos rogó que le ayudáramos a exorcizar la culpa. 

Tímidos, unos cuantos manifestaron razonamientos de apoyo, pero la mayoría, indefectiblemente (algo de esperar por el contexto), terminaba con el latiguillo de...pero mejor, claro, imprimir unos pocos libros e informes y el resto ponerlo en línea. Por supuesto, ¡eso es lo que hace la Unesco! Sin embargo, había allí un montón enorme de cajas, muchísimos libros, documentos e informes valiosos que lamentablemente llegarán a muy pocos lectores. Me guardé lo que quería decir:

Que nos mandaran a Venezuela todas esas cajas, que bajar todos esos informes era una tortura con nuestras pobres conexiones, que imprimirlos era un lujo -no digamos para los estudiantes- para profesores universitarios cuyo salario no llega a los 50 dólares mensuales. Me callé, sí. Porque tampoco es cuestión de ir por el mundo a exponer nuestras miserias. Basta con el dolor que se siente cuando se visitan los países de la región y se comprende -por contraste- lo que significa ser habitante de un país potencia.

Demba Kandeh, un joven activista de Gambia, leyó la declaración de la delegación en la ceremonia de cierre.

16 de mayo de 2014

El silencio de los desconectados

“Para los conectados, el resto del mundo tiene Internet”. Con esta agria sentencia  comienza un post de la bloguera cubana Elaine Díaz con el cual, no lo dudo, le resultaría fácil identificarse al 55% de la población venezolana sin acceso a la red…si pudiera participar en las discusiones que, en su nombre, se libran en diversos escenarios.
En los últimos meses, debido a las protestas ocurridas en el país, las cuales –como resultado del control y la censura oficiales–   han sido silenciadas por la mayoría de los medios, comienza a tomar fuerza la idea de que los ciudadanos y las audiencias se han deslizado a la red para expresarse, informar e informarse sobre lo que sucede.  En nuestro criterio, aunque en ello haya bastante de verdad , eso no es del todo cierto.  Según la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel), la penetración de Internet alcanza casi el 45% de la población, pero este porcentaje de usuarios no está distribuido equitativamente a lo largo y ancho del país.
Si bien en el Distrito Capital y el estado Miranda los conectados superan el 90%, en estados como Trujillo, por mencionar uno, no llegan al 25%. Aún más: en la zona alta de la parroquia Juan Ignacio Montilla de Valera, un grupo de ciudadanos puede tener acceso a un servicio de banda ancha de 10Mbps (prestado por la empresa Inter); mientras que en la parroquia San Luis, de la misma ciudad, la gente aún accede a través de conexiones discadas (Cantv). Consulta aquí un mapa interactivo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y presta atención a los dos puntos azules, ambos en Caracas. 
En la actualidad, la censura no solo tiene que ver con las presiones del gobierno sobre los medios (incluidos los digitales),  sino con nuevas formas de discriminación –como la brecha digital– mucho más dinámicas y complejas de comprender. ¿Las estamos estudiando con propiedad? ¿O estamos, como suele suceder, haciendo más énfasis en lo más evidente y que genera más ruido? [Demasiada luz encandila].
En Venezuela el acceso y, por ende, la libertad de expresión en la red no solo se ven coartados a través de disposiciones arbitrarias e ilegales como las de la Conatel, que ordenó a los proveedores de servicio de Internet (y ellos aceptaron) el bloqueo de más de 500 sitios web; o mediante el acoso o la censura a periodistas y ciberciudadanos,  sino a través de mecanismos más sutiles, pero prácticamente “invisibles”, como el control de la infraestructura de telecomunicaciones.

 El “ecosistema internet” puede ser representado, como lo propone Daniel Pimienta, con la forma de una pirámide en cuya base descansa la infraestructura (la red de transporte: cables, satélites, fibra óptica, etc.) sobre la cual se alza la infoestructura  (los diversos servicios: correo, video, redes sociales). Los contenidos (o la infocultura) son las piezas de información que circulan entre los usuarios;  vale decir, la punta del iceberg, lo único que una persona no familiarizada con estos temas puede ver a simple vista.
En nuestra opinión, en Venezuela el control de la red se efectúa y comienza por la base, vale decir, por la infraestructura, y a través de dos mecanismos: El financiero, mediante la restricción a las empresas privadas de las divisas necesarias para sus inversiones (asignación y repatriación); y el normativo, vía la promulgación de leyes, como la de Telecomunicaciones y la  de Responsabilidad Social en Radio, Televisión y Medios Electrónicos (ResorteMe), ambas reformadas en diciembre del año 2010.
Las tres “C”: Cencoex, Cantv, Conatel
En Venezuela, el Estado (hoy lamentablemente cooptado por el gobierno) no solo es el propietario del operador principal de telecomunicaciones (la empresa Cantv, renacionalizada en el año 2007), a través del cual se producen cerca del 90% de las conexiones a Internet, sino que controla al ente que las regula (CONATEL[1]), y –algo para nada menor– también decide de manera unilateral sobre la asignación y repatriación de las divisas requeridas por las empresas privadas de telecomunicaciones (antes CADIVI, hoy CENCOEX).
¿En qué aspectos ha incidido este control?  Nos referiremos, por ahora, sólo a uno: la velocidad de acceso. En la actualidad, de acuerdo con la Comisión Económica para América Latina (Cepal),  se considera banda ancha aquella conexión que es igual o mayor a 4 Mbps. En Venezuela, la velocidad promedio  ronda los 1,5 Mbps  Sólo para comparar: El promedio latinoamericano es de 2.5 Kbps (va desde Ecuador, con 3.6 Mbps, hasta llegar a Bolivia, con 1 Mbps).  El “pico de velocidad” promedio latinoamericano es de 13.5 Mbps (Va desde Ecuador, que tiene 18.5 Mbps hasta llegar a Venezuela con  8.0 Mbps (Akamai, 2013).
Desde el año 2008 nuestro país ha venido bajando en los índices de preparación para el ingreso exitoso a la Sociedad de la Información. De acuerdo con  la Unión Internacional de las Telecomunicaciones (UIT, Informe 2013), pasamos del puesto 76 al 79 (157 países: Corea del sur en el tope, Níger en el fondo).  Las conexiones se han multiplicado, pero en la misma medida se han precarizado.
Las empresas privadas dejaron de vender planes superiores a 2Mbps. De las tres compañías de telefonía celular, solo una (Digitel) ofrece conexiones 4G y en un limitado número de localidades. Existe un parque de teléfonos inteligentes de aproximadamente 8 millones de aparatos, pero de éstos, según cálculos propios basados en las cifras de la Conatel y de la UIT, sólo un 7% se sirve de la banda ancha.
Un informe reciente de la Asociación Hispanoamericana de Centros de Investigación y empresas de Telecomunicaciones (Ahciet) vaticinó que, de acuerdo con las tendencias que se observan,  en el año 2020 Uruguay y Argentina igualarán a Europa, con el 75 por ciento de los hogares con banda ancha.  Chile llegará al 67 por ciento, México al 64 por ciento, Brasil al 63 por ciento y Venezuela al 54 por ciento. Hablamos de 2020 y ya –hoy–según la UIT,  más del 95% de los puestos de trabajo tienen o incluyen un factor de competencia digital.
En resumen: Nos estamos quedando atrás.  El acceso y el uso de Internet no es un lujo, es una prioridad, tal y como lo defendimos en la campaña InternetPrioritaria en el año 2009. En 2011 los relatores de libertad de expresión propusieron que se considerase un derecho humano, pues es puerta de entrada y garantía para el ejercicio de otros derechos, como los de expresión, educación y trabajo. Sabemos que la brecha digital es reflejo o consecuencia de la brecha económica y social y que, gracias a la velocidad con la que impactan las TIC todos los procesos, esta brecha no hará sino ampliarse cada día más. 

¿Qué hacer?  ¿Qué garantías debemos demandar al Estado?
No es posible plantear reclamos y demandas si no hemos comprendido de qué se trata este asunto. En ese sentido, toca, en primer lugar: Sensibilizar sobre estos temas para generar una masa crítica de usuarios.  ¿Cómo hacerlo?  ¿Por dónde empezar? Los jóvenes son la clave. 70% de los usuarios venezolanos de Internet son jóvenes. Esta investigación muestra que aquellos entre 18-29 años son el grupo más dispuesto a defender la apertura del entorno digital.
Internet es una puerta de entrada a la diversidad y una palanca para el desarrollo. Sin embargo, hacer que esté disponible para todo el mundo es sólo posible a través la formulación y desarrollo de políticas públicas producto del debate social. ¿Lo estamos dando? Me temo que no.  No creo equivocarme al decir que sobre esto hablamos mucho, pero todavía muy pocos…precisamente, los conectados.

[1] La Comisión Nacional de Telecomunicaciones (CONATEL) es el ente responsable de administrar, regular y controlar el uso de los recursos limitados utilizados en las telecomunicaciones y medios de comunicación audiovisuales. En la letra es un instituto con autonomía técnica, financiera, organizativa y administrativa, pero es dependiente del poder ejecutivo. Sus cinco directivos son de libre nombramiento y remoción por parte del Presidente de la República. El Directorio de Responsabilidad Social, otra instancia reguladora prevista en la Ley de Responsabilidad Social en Radio, Televisión y Medios Electrónicos, es presidido por el Director General de CONATEL e integrado por once miembros, de los cuales siete son representantes de organismos estatales.